viernes, 7 de octubre de 2011

las preguntas hacia nosotros.

Siempre estamos diciéndole a nuestra pareja, el por qué queremos estar con ella, y hacemos una lista ensoñadora de sus virtudes, pero quien ha tenido la osadía de ir más lejos, transgredir y preguntarle a la persona: por qué crees que yo deba de estar contigo, que crees que tienes para mi, sin duda alguna yo se que vales y que tienes para ofrecer, pero, dímelo tu?
Sin duda muchas personas se quedarían mudas, otras tantas lo tomarían como una ofensa como un ataque, como si pusiéramos en tela de duda toda la persona  que ha sido con nosotros.
Pero es necesario que nuestra pareja se sienta segura no solo de nosotros si no de ella también.
Que la seguridad no emane de un solo lado, si no de ambos, para poder crecer juntos mas no dependiendo del otro, para no ser uno tronco fuerte y la otra parte enredadera que crece atenida al primero.
Saber  como podemos hacer y qué es lo que tenemos para hacer feliz al otro nos acerca más de poder lograrlo.
Si nos hacemos menos, constantemente, con tanta insistencia y perseverancia, no vaya a ser que en algún punto de la relación, nuestra pareja empiece a creernos.

3 comentarios:

Sol dijo...

¡¡Woooww!! me impacto esa reflexión.... la verdad nunca la había de esa manera. Voy a intentarlo cuando tenga a alguien.

luna dijo...

Usted si sabe ... :(

Gatiio dijo...

yo siempre le digo a mi morra que me diga pk quiere que este con ella y pk cree que estoy con ella. me ahorra tantas penas.